19.6.08

Gill Sans®

gill sansDiseño: Eric Gill, 1931

Durante el principio del siglo XX, Stanley Morison, un hombre de fuerte carácter, exigente y muy cultivado, fue uno de los grandes impulsores del desarrollo de la tipografía moderna. Fue el responsable de la reedición de varios tipos de letra históricos que sirvieran de cimientos al catálogo de la compañía Monotype, tras lo que emprendió el desafío de crear un tipo moderno que pudiera rivalizar con el éxito de los diseños de palo seco que llegaban a Inglaterra procedentes de Alemania, con el tipo de letra Futura a la cabeza.

Eric Gill, que había sido aprendiz de Edward Johnston, el creador del alfabeto de señalización del metro londinense, fue el candidato ideal para el proyecto, al darse cuenta Stanley Morison de que un tipo de letra inspirado en dicho alfabeto podría competir en el mercado británico con el tipo Futura.

Comparado con el alfabeto del metro de Londres, el diseño de Eric Gill guarda unas proporciones más clásicas, al estar basado en letras redondas tradicionales y no en formas geométricas puras. Además, las minúsculas tienen un ojo relativamente bajo, más reducido que el de los tipos Futura y mucho menor que el de los diseños Helvetica® o Frutiger®. Generalmente, se considera que los tipos con un ojo amplio resultan más legibles, pero Gill Sans es una excepción. La legibilidad del tipo de letra Gill Sans procede de un mayor contraste de grosores con respecto a la mayoría de los tipos de letra de palo seco. Una de las ventajas añadidas de la letra Gill Sans es que es más compacta que sus rivales, lo que hace que en un espacio dado quepa más información.

La versión original de tipos fundidos en metal forma una extensa familia, que cuenta con unas 36 variaciones, al igual que sucede con la moderna edición digital. Una de las razones del éxito perdurable del tipo Gill Sans es que los diferentes grosores no proceden de forma mecánica de un diseño único, como es el caso de la Helvetica o de la Univers, sino que fueron diseñados individualmente, de modo que cada uno tiene su propia personalidad. Los grosores más reducidos son apropiados para bloques de texto, mientras que las negritas, con sus diferentes grosores, permiten obtener atractivas composicions tipográficas en rótulos de gran formato.

Viene con: Mac OS X (fina, fina itálica, normal, normal itálica, negrita, negrita itálica); Microsoft Office (normal, normal itálica, negrita, negrita itálica, normal condensada, ultra-negrita, ultra-negrita condensada.)